martes, 26 de febrero de 2013

cuánto me gusta la lluvia/ tiene un secreto que suena/ como las cuerdas de un arpa/ vuelve taciturno el día/ pero lo llena de luces/ suspendidas de la nada/ y va bajando del cielo/ con ese aroma que envuelve/ de la campiña hasta el alma/// si cae en la madrugada/ irremediablemente/ me despierta alborotada/ pero me manda a dormir/ cuando besa suavecito/ el cristal de la ventana/// (Dagor)