domingo, 27 de abril de 2014

LUIS FERNANDO, POR ACASO ME LEAS...

Luis Fernando:
Hoy hubieras cumplido cuarenta, y probablemente hubieras pasado la mitad de tu fecha, resumiendo en un nuevo poema lo difícil de cuatro décadas sobreviviendo entre la esperanza, la salud a medias, la soledad, los golpes más duros sobre tu corazón de niño grande. Al final, los que te queremos, los que nunca te vamos a olvidar, hubiéramos terminado llorando contigo al leerlo, aunque no lo supieras, porque con cada estrofa nos habría invadido el ubicuo por qué de tus cuitas, sin alcanzar respuesta convincente alguna.
Solamente ayer alguien se quejaba de su falta de fe, nos decía que no comprendía las enfermedades, las injusticias, la muerte. Le contestábamos buscando estirar el hilo de la confianza en lo vivido y en lo que queda por vivir, que no podemos exigir justicia si no la hemos fomentado, si no la hemos construido paso a paso con cada uno de nuestros actos. Le decíamos que las enfermedades son necesarias para darle paso a la muerte, por más incomprensible que ella sea, ya que existe esa constante de peso y de energía que nos gobierna y que nos exige desaparecer para que sobre nuestros pasos, nuestras cenizas, nuestra vida, surjan nuevas vidas.
Claro que no tú no encajabas en aquello de las injusticias, hemos conocido pocos hombres tan bien intencionados y  sencillos como tú. Con tu mirada de infante, con la transparencia de tu alma y tu bondad a toda prueba, simplemente fuiste la excepción que confirmaba la regla. Y entonces repetimos ese porqué. Pero seguramente, si me pudieras leer, luego de una charla maratónica contigo, hubiéramos llegado a la conclusión del, y por qué no? Si se necesitaba alguien con ese corazón gigante para seguir sonriendo en medio de la más fuerte de las tormentas, para seguir orando con fe y teniendo esperanzas a pesar de haber perdido ya la mitad de las batallas. Si caminabas sobre una cuerda floja, aunque a juzgar por tu sonrisa y tus planes, parecía como si fueras eterno, no por pretencioso, pero por creer siempre en que un milagro estaba cerca.
Fernando, estoy convencida de que llegaste a nuestras vidas para darnos lecciones de profunda humildad, de entereza y de ternura. Nadie quiere ser tratado injustamente por el destino,  perderlo todo antes de ganarlo, enfermarse y morir en plena primavera. A las finales, es arrogante aquel que no acepta el dolor, las inequidades, el beso de la parca. Tú asumiste las tragedias con encomiable valor y nunca permitiste que el dolor te borrara la sonrisa bondadosa, la mirada amorosa, la ternura, la certeza de un mañana mejor.
Ya habitas en ese mañana y debes estar echando polvo de estrellas sobre tu equipo, porque Emelec continúa imparable, conquistando posiciones en el tablero del fútbol ecuatoriano. Eres un ganador, sigues invicto en la tabla de partidos ganados en el corazón de nuestra familia, que hoy, celebró con alborozo tu paso por la vida y el privilegio de que hayas sido, de que sigas siendo un miembro único, irrepetible, ejemplar, de nuestro clan.
Hoy mi corazón amarillo se vistió de azul para abrazar el tuyo. Te quiero, te queremos! Nos haces mucha falta.

Dagor

jueves, 3 de abril de 2014

ES LA POESÍA

Duerme debajo de puentes, amanece colgando del pico más alto de una montaña, vuela entre las alas de las mariposas, hilvana sueños de libertad entre los cuatro puntos cardinales del planeta. Habita todas las guerras, conoce todas las miserias. A la hora de amar, como si fuera un tango, pasa de la ternura a la pasión; es fuego entre las sábanas de letras. Llanto torrencial en primavera, sol canicular, vino que besa, vicio, confesiones sempiternas, pequeña habitación, flor en la tumba, libro en la mesa. Y cuando la noche llega, desciende al fondo del mar a descansar, convertida en sirena, ataviada en su traje de princesa. 
Es, la Poesía.
(Dagor)