domingo, 31 de marzo de 2013

Detrás de la catarsis de la vida, se esconde el universo de los sueños. Buscamos encontrar en las estrellas un canto de cristal desde La Tierra, como un eco que inunde con su música el planeta. Y cuando llega el fin de la jornada que llamamos vida, despojados del peso de los huesos, soltamos las amarras y partimos en busca de esa meta, de esa voz celestial, orilla prometida, oráculo sin tiempo… Anhelo para ti un viaje placentero, mirando desde lejos las luces del mundo, desde otra perspectiva, descomunal, infinita. Confundiéndote con los astros hasta desaparecer con tu alma cargada de amor y de humildad, en brazos de tu destino universal, por los siglos de los siglos. El resto, ya no importa… © Dagor