martes, 27 de enero de 2015

LA ARROGANCIA

Hay alguien cuya gracia me inspiraba. Parecía volar en sencillez. Era natural y fresca, llevaba un brillo de estrella encendido en la mirada.

Su encanto era de otro mundo, su sonrisa era de niña, transparente, delicada. Volaba como paloma, como rosa caminaba. Era frágil porque el viento la eligió para ser hada.

Pero ella no lo entendió. Y creyó que era perfecta. Se despojó sin temores de su traje de humildad y perdió todo el hechizo que su figura emanaba. Hoy casi camina de espaldas, de su sombra está
enamorada. Se mira con tal insistencia que olvida en su inocencia que el espejo siempre engaña, que vemos lo que queremos que nos deleite en pantalla.

La arrogancia empaña todo, es madre de la distancia. De lejos todo es pequeño, los planetas, los cometas, hasta el sol, para ser clara.

Dagor

sábado, 17 de enero de 2015

Sábado para soñar

entre pinos encantados 
galopa la naturaleza 
hay un cardenal pensativo
que se mece en una rama
mientras mi ventana 
sin prisas se despereza

el ciprés silba bajito
parece como que reza

sábado de cielo azul
canción de lo infinito
sábado para soñar
para dejarse llevar
por el humo del café

desde un pacífico rincón
de mi cueva suburbana
la leña cruje
su calor abraza
al filo de mi taza 
se posa la flor de la memoria
y mientras cruza una ardilla
también camina mi historia

Dagor



viernes, 16 de enero de 2015

MADDOX MATEO

MADDOX MATEO

Con sus gorjeos bilingues de ave de dos mundos, Maddox le pertenece al norte y al sur por igual, pero también es del este y del oeste, y por supuesto es del centro y de muy adentro de mi corazón y del universo. Pestañea y el cielo se abre ante mis ojos viejos con su mirada pícara y profunda. Su alpiste es multicolor, como el del planeta del futuro. Pero también es dorado como el alimento de las aves preferidas por el sol: los niños.

Tesoro de dos culturas es mi nieto, el más pequeñito de los grandes amores de mi vida, que hoy, 14 de enero, cumple su primer año. Año que se lo ha pasado bailando, escudriñando campanas, tratando de ascender cada escalera que se le paraba delante, haciendo ruidos como si fuera un carro de motor poderoso, repitiendo sonidos para dominarlos, o contemplando los árboles por la ventana con apasionado interés.

Amante empedernido de su gata y sus dos perros, Maddox pertenece a esa clase de espíritus independientes  que eligen sus amigos peludos y traviesos de manena democrática, para explorar el terreno de juego de igual a igual. Es fácil verlo dormido a milímetros de distancia de un labrador gigante, o compartir su colchita con un chihuahua consentido.

Maddox Mateo llegó en invierno, como si fuera un copo de nieve, y mientras una llovizna fría se deslizaba por las ventanas del hospital, él lanzaba su primer grito de libertad en Spanglish para que los abuelos, que esperábamos afuera de la habitación tomados de las manos, supiéramos que su avión, acababa de aterrizar.

Desconozco si merezco el privilegio de vivir largo tiempo para asumir el reto y el sueño de verlo crecer y disfrutar los réditos de su transparencia, pero me confieso rendida de ternura ante su sonrisa y ante cada uno de sus  pasitos y sus descubrimientos. 

Anhelo para él una existencia justa. Que no le toque vivir entre espinas de desigualdad y que sepa asumir su libertad y sus credos a pleno pulmón, pero sin olvidar que no hay mayor felicidad que la que trae la libertad compartida y el respeto a todo derecho ajeno.

Me iré a dormir esta noche como todas las noches, con el calor de su manita en la mía, recordando su última visita, avanzando despacito, saltando de ventana en ventana, esperando calladitos la visita de un pajarito, de un conejo, de un venado, de una flor, de una estrella, de una ardilla, de una canción de Elmo. 

Te amo Maddox Mateo, tú eres el mejor de los poemas. 

Feliz cumpleaños.
Dagor

viernes, 9 de enero de 2015

Enero siete de 2015

Salieron de sus agujeros negros a matar, derribaron sin piedad ojos implorantes, le dispararon a quemarropa a la libertad de expresión, mandaron a callar a las aves y luego salieron arrastrándose como reptiles, huyeron como ratas a esconderse en el basurero de ideas al que pertenecen. Ahora deben estar alimentándose con restos de sangre ajena. Pero la cobardía, la perversidad, la ausencia total de valores humanos, el fanatismo, el odio, no podrán contra el mundo civilizado. 
Paris está de luto, todos somos Paris. Je suis Charlie. 
Dagor

Enero primero de 2015

Acaba de pasar el tren muy cerca. Sonaba fuerte, en el silencio de la noche parecía cantar victorioso que se llevaba consigo el 2014. En ese tren se fue mi madre, partieron varios familiares, entrañables amigos que el año anterior celebraron con algarabía el inicio del 2015. Ese mismo tren me trajo a mi nieto. Agridulce encuentro en el andén, despedida y bienvenida. La vida y la muerte, el tren es el tiempo. Dagor

28 de diciembre de 2014

Son otras aves las que vuelan entre las ramas al frente de mi nueva ventana. Añoro los cardenales, el pájaro carpintero, el canto con aroma a madera que escapaba de su pico. A menudo me pregunto, de cuál flor beberán el néctar los colibríes encantados que hacían temblar de ternura el paisaje de mi pincel? Y qué será del rosal, de su magia, de sus oraciones de color y sus contorsiones graciosas al toque del viento? Qué habrá acontecido en el día a día de Marilyn, la vecina, quien anoche visitó mi sueño con la calidez de su inocente e insaciable curiosidad. 

Me pregunto si la ardilla del jardín habrá logrado acumular todo el alimento necesario para sobrevivir este invierno.

Cuántas veces quise tener la cámara lista cuando pasaba otra vecina, la de los tres perros y el llavero gigante que hacía sonar a la distancia. La del sombrero descomunal. Cada vez que la esperaba, ella tomaba otra ruta; cada vez que la olvidaba, sus llaves tomaban nota de lo frágil de mi memoria.

Camino de Lluvia a veces ruidoso, otras veces silencioso, te quedaste con diez años de sueños, con incontables manchas de óleo flotando en el aire para elevarse al cielo de los poetas convertidas en palabras. Dime, cómo les explico a mis nietos, a las gatas, al perro, a mis cuadros, que todo eso que me diste vive en mi, así como los retratos pernoctan en una nube virtual a la que podemos acceder cuando la nostalgia nos asalta. Cómo les cuento que sigo andando y que soy feliz a pesar de todo lo que dejé atrás, porque como todo el mundo, viajo con mi propio arco iris bajo el brazo, mi pasado, uno que sólo se deja ver en tardes especiales pero que siempre estará conmigo, uno en el que mis hijos hilvanan como duendes los amaneceres y los atardeceres de mi vida.

Hace rato que cambié la dirección de mi cueva urbana por una más cercana a los escondites de los venados. Aquí el silencio es omnipresente, aquí se percibe nítidamente cada paso de los árboles y cuando un niño juega en su patio, todo el barrio lo escucha con ilusión y alegría, casi con reverencia. Aquí se siente como adentro de la chimenea el movimiento de las nubes pidiendo asilo para no tener que convertirse en lágrimas.

Tengo incontables preguntas que formularte, querido Camino de Lluvia, y tanto que contarte sobre el nuevo refugio, pero las voy a guardar para el 2015, mientras sigo estirando ese arco iris bordado en cada milímetro, con sueños colectivos de libertad. Porque de toda tu herencia, una de las cosas que más atesoro, es esa certeza que me diste sobre el valor de creernos libres para poder serlo. 

Dagor

domingo, 7 de diciembre de 2014

Quito

Quito
trinchera de luz
desde los gélidos pechos 
de tus volcanes dormidos
desde los parques alegres
de tu casco colonial
eres Quito señorial
la capitana de todas
las ciudades que enarbolan
el escudo nacional

Quito
soberana cita andina 
donde el humano camina
entre política y sal
entre el granizo y la gloria
de una infatigable historia
en pos de la libertad

Quito
cajita de música 
con vestido de española
añorando serenatas
de romántico pasado
entre ponchos de colores
canelazos y poetas
que brindan por tus nevados

de pie en la mitad del mundo
patrimonio cultural
estás Quito monumental
florecida e ingeniosa 
jugando a la arquitectura
uniendo el ayer y el hoy
bajo la venia de Dios
en tu cara reflejado

Dagor
1988

domingo, 12 de octubre de 2014

Lo que importa no es el vestido, el traje artificial. Lo que importa es la piel, pero la piel del alma. Dagor

sábado, 11 de octubre de 2014

Carta a Helenita

Hay días en que el sol se detiene en la ventana y toca con sus nudillos luminosos el rincón más tierno y chiquito de nuestros corazones. Esa especie de jardín en eterna primavera, en donde habitan en armoniosa intimidad los rostros y recuerdos de nuestros niños, los niños de la familia. Ellos, cuyos bracitos nunca crecieron para poder seguir abrazándonos cálida e inocentemente. Ellos, cuyas miradas tiernas han sido como faroles en nuestro camino. Ellos, quienes con sus travesuras y ocurrencias trajeron alegría, aún en los tiempos más duros. Porque no hubo tormenta, por fuerte que el agua golpeara los cristales, que no se despejara al escuchar la risa espontánea y despreocupada de nuestros pequeños. Ellos nos pusieron y nos siguen poniendo en perspectiva. 

Hoy es uno de esos días. Hoy la familia está de fiesta, mi sobrina nieta, Helenita, cumple quince años. En un giro del viento se le estiraron las piernas y la voluntad de ser feliz a su manera, acariciando su guitarra con sus dedos delicados, dejando volar su imaginación en la soledad de su alcoba. Helenita es un sol de ternura, una mujercita de clara inteligencia y transparente sencillez. Una joven serena y discreta que prefiere la cena hogareña al bullicio del restaurante. Tímida y espigada como princesa de cuento, bella como su madre y su abuela, observadora y juiciosa, sensible y cariñosa. 

Cómo me hubiera gustado que fuera su abuelo Mauro quien escribiera esta nota, pero siento que mi hermano ha estado a mi lado en este momento tan especial. Si hubiera podido, seguramente hubiera bailado un vals con nuestra flamante quinceañera y le hubiera contado anécdotas familiares como solamente él sabía hacerlo.

Helenita, voy a confiarte unos cuantos secretos a voces que me han permitido ser feliz a pesar de cualquier infortunio. Como ya debes saber, hay días buenos y días no tan buenos, pero por cada dolor hay una luna que sonríe desde el cielo cuando baja la noche. Por cada ruido innecesario hay un toque de silencio que nos devuelve paz. Por cada injusticia hay una cadena que se rompe, un valiente que levanta su voz de protesta. Por cada rostro triste hay de recompensa alguna sonrisa franca que espera por nosotros en algún lugar, una caricia, un abrazo, un soplo de esperanza. La vida es equilibrio, si la imitamos, seguramente haremos más fácil el recorrido, tanto para nosotros como para los que nos rodean.

A veces los adultos somos necios, insistimos en dar vueltas sobre lo que no tiene remedio, caminamos en círculos pero no ascendemos en espiral. En cambio los niños siempre hacen gala de una lógica genial y contundente. Por favor, en ese sentido, no dejes de ser niña. Mas mi consejo, ahora que eres una señorita, es que siempre deseches lo que te haga perder el tiempo por no ser constructivo, por no conducir a ningún lugar. Te sugiero que le busques el lado bueno a las personas y a los acontecimientos. Si miras al fondo de todo y de todos, te vas a sorprender con las maravillas que vas a descubrir. 

Empéñate en fortalecer tu espíritu, Siempre y cuando hagas acopio de valor espiritual, las fuerzas del bien se convertirán en tu única bandera. 

Busca la belleza en lo más pequeño, porque es ahí donde reside la grandeza del universo. Procura ser generosa a manos llenas, aunque nadie te comprenda. No hay mayor felicidad ni mejor sensación de bienestar que cuando das, cuando te das sin reservas, sin esperar algo a cambio. Aprende a escuchar, la sabiduría nace y se fortalece por el oído y por la observación minuciosa de los seres que nos rodean. Esfuérzate en descubrir tu misión en la vida, todos la tenemos, pero para encontrarla hemos de ser valientes y honestos con el yo; no todos podemos hacer todo. Debemos aceptar con humildad nuestras limitaciones y cuando descubramos nuestra particular habilidad, concentrarnos en ella, sacrificarnos por dominarla para poder servir bien al mundo entero con el fruto de nuestro trabajo. Y no olvides disfrutar los éxitos ajenos como propios. 

Respeta las opiniones de los demás, no solamente para que respeten la tuya, sino porque la humanidad requiere con urgencia que la juventud nos enseñe a dialogar, a creer en el prójimo y a aceptarlo tal y como es. Cuando no respetamos lo que dicen los demás, de uno en uno vamos cerrando las puertas a la paz, a la concordia, a la convivencia civilizada, tan venida a menos en estas horas aciagas de guerras, de terrorismo internacional, de dictaduras implacables, de vandalismo y crueldad. 

Defiende la verdad hasta las últimas consecuencias, pero recuerda que la verdad es una, dividida para el total de seres que pueblan el planeta.

No le temas al amor, esa fuerza integral que todo lo transforma, que todo lo embellece, que todo lo puede. Mas nunca olvides que para que haya amor se necesitan dos seres unidos en un propósito. El amor de uno, es mera ilusión. Jamás ha existido. Y cuando llegue el amor, riégalo con paciencia y bondad. Verás qué flores tan bellas cosecharás a su paso.

Haz de la gratitud tu mayor virtud. Sigue siendo discreta. Opina cuando sepas. Pregunta las veces que sea necesario y no te hostigues de insistir en ser feliz. 

Quiero que guardes esta cartita, que la vuelvas a leer entre las vueltas del sendero y aprendas que todo, absolutamente todo, cobra sentido a su tiempo y en su lugar.

Finalmente, ten presente que la mujer es la fuerza que mueve al planeta. Lucha por convertirte en una fémina que haga la diferencia, en un espejo en el que se miren otras jóvenes. Y no dejes que nada, ni nadie, amenace tu fe cristiana. 

Por favor, nunca pares de soñar!

Feliz Cumpleaños querida Helenita. Te mando mi corazón en esta carta.

Tía Patricia

Los grandes espíritus se alimentan más de lo que dan, que de lo que reciben. Dagor

jueves, 9 de octubre de 2014

QUE VIVA GUAYAQUIL!

Celebrando a Guayaquil desde la calidez de mi lejana trinchera los recuerdos se agolpan, se agitan, se suman, se multiplican, se reorganizan y bailan sobre el cuaderno invariablemente impregnados del privilegio de haber nacido en la capital del honor y la bravía, del calor humano y la pujanza, de la perseverancia, la inteligencia, el trabajo y la felicidad compartida. Guayaquil, eres la perla en la diadema de la libertad del Ecuador. Tu magia nacarada abarca todas las razas, todos los ritmos, todos los credos. En tu suelo se desvanecen las fronteras y de tu seno se alimentan los hijos de cada una de las ciudades del mapa ecuatoriano que te consideran suya, como si hubieran nacido de tu vientre.
Tus reservas de alegría son inagotables, por eso la luna se mira en tu rostro para imitar tu sonrisa. Guayaquil, eres espejo que el mar y el río besan en idilio interminable de belleza. De tus embarcaciones en el agua se desliza la cadencia con la que caminan tus mujeres y la fuerza imparable con la que avanzan tus habitantes. Guayaquil, eres una cajita musical que suena a gloria, la gloria de haber derrotado piratas una y otra vez a lo largo de tu historia. Puerto de intenso movimiento, reina del Guayas, maja mestiza, oceánica, tropical como palmera, tú, llena gozo y de fe en el porvenir sigues luchando, honrando tu bandera, nuestra bandera!
Tu pueblo invencible vive una convocatoria permanente de guardián del progreso y la libre expresión de todos los ecuatorianos. 
Guayaquil que me mostraste la luz con tu estrella insigne al abrir mis ojos por vez primera, Guayaquil de mi infancia, de mi adolescencia, de mis sueños de primavera, cuna de mi madre y mis hermanos, mi eterna compañera, mi violín cuando encontré el amor, madre de mis hijos, sol de octubre, tu corazón de guerrera nunca se inclinará, no cederá, no se dejará vencer por dictadores de tercera.
Eres un poema, Guayaquil, un intenso y apasionado poema que inspira e ilumina el camino de mi vida, por lejos que me fuera.
Felicidades GUAYAQUIL, que repiquen todas las campanas para celebrar el júbilo de contar otro 9 de Octubre, que se desborden tus calles y plazas en tu día de fiesta. La consigna es vencer al traidor bailando. La libertad para los guayaquileños, jamás será una quimera.
Dagor

domingo, 21 de septiembre de 2014

sábado, 20 de septiembre de 2014

DINI

El tiempo es luz que vuela, no se detiene en el puerto cuando se va un ser amado porque sabe que su barca nunca más regresará. Ayer se fue Dini, la gata de mi Roberto. Al abrazar su recuerdo, ella vuelve a su regazo y de ahora en adelante se covierte en invisible compañera de sus sueños y quimeras. Encendida como vela junto a triunfos y fracasos, será luz, será alegría que aunque nadie pueda ver, siempre lo estará abrazando. 
Gracias Dini. Te amamos.
Dagor