domingo, 8 de agosto de 2010

Viento,
llévame a la luna
o a la lejana quietud del horizonte
donde la promesa de paz
no se esfume como palabra de político
como sermón de domingo
como amigo desleal
como velo de novia
como primero de enero…

No hay comentarios: