viernes, 15 de octubre de 2010

Camino entre las hojas secas que van dejando todo atrás. Volvió el otoño, el de los suspiros infinitos frente al árbol que en unos días, despojado de prejuicios, se desnudará al ritmo del viento helado e inclemente. Al empinar mi nariz, silvan los olores a popurrí, vuelan los sueños de la tierra, los pétalos de las flores se desprenden uno a uno, se desmayan ante el paso de las estaciones de la vida…

Dagor

No hay comentarios: