miércoles, 1 de diciembre de 2010

DICIEMBRE 2010

En diciembre el tiempo se comprime y el paisaje se enciende. Como el bosque se desviste, la luna no tiene donde esconderse y se aferra a mi ventana. La nostalgia se estira en guirnaldas inocentes que iluminan los caminos. La palabra paz se pone de moda, los niños estrenan zapatos, los adultos se vuelven niños para estrenar zapatos, para enamorarse de un árbol de luces, para soñar...
(c) Dagor Diciembre 1, 2010

No hay comentarios: