jueves, 27 de enero de 2011

Mirando al pasado, en algún recodo hubo ese sauce llorón que te conquistó con su ternura, un pino, un mangle, un ceibo que te daba sombra, y buscas retornar a ellos. Cierras los ojos para abrirlos en el ayer y milagrosamente, ellos siguen allí. Eso son los amigos, los llevas en el bolsillo por donde vas, vivos o muertos, ellos pernoctan entre las aristas de tu cerebro, ellos corren contigo al ritmo de tu corazón…

© Dagor PVV Enero 27, 2011

No hay comentarios: