sábado, 16 de julio de 2011

SALUD, ABUELA!



ROSA CARMELA TRIVIÑO y TRIVIÑO

Hoy es el día en que nuestra familia celebra el paso por la vida de un ser único, quien nos marcó con la magia de su perfume natural como si fuera una flor que nos legara su esencia cuando nos acariciaba con ternura. Mujer de fe inquebrantable, de humildad insuperable. Mujer justa, discreta, honesta, ordenada, amiga de todos, protectora de todas las plantas, de todos los animales. Mujer que ejerció la frugalidad casi como una santa, mujer de avanzada que vivió el minimalismo sin proponérselo, mujer independiente, trabajadora, sin poses, que consagró su existencia a servir a los demás con auténtica alegría. Mujer que madrugaba a repartir su energía entre quienes más la necesitaran, mujer de manos cálidas que abrazaba con la mirada. Este ser humano de corazón gigante y cuerpo menudito fue nuestra abuela, ROSA CARMELA TRIVIÑO Y TRIVIÑO. Casi llegó a completar cien velas en su pastel pero la magia de su ternura era necesaria en otra dimensión. Y una noche se fue como vivió, con discreción, sin quejas, con el alma puesta en su familia que tanto protegió y cuidó. Para ella, donde se encuentre, todo nuestro amor y veneración.
Patricia

No hay comentarios: