jueves, 17 de noviembre de 2011

Yo no buscaba el arte, el arte me citaba repetidamente hasta que le hice caso; me hizo arrodillarme de dolor hasta descubrirlo mar adentro en mi pecho, me ayudó a reconstruir mi sombra. Me levantó del esplín y me abrazó con su magia y su alegría. Por eso me entregué sin reservas al sublime ejercicio de buscar alguna verdad oculta entre colores y formas que, pincelada a pincelada, palabra a palabra, parecen desprenderse como piel fosilizada de tantas vidas que llevamos acumuladas detrás de la mirada.
Dagor PVV

No hay comentarios: