martes, 28 de agosto de 2012

Agosto 26 de 2012 CARTA A PINKA Contemplando tu retrato, descubro nuevas pecas en tu rostro. La traviesa intensidad de tu mirada, me abraza. Cuántas cosas se quedaron truncas cuando tuviste que partir aupada por el dolor, a ese viaje sin retorno. Tus fotos ya enumeradas, arregladas por estaciones, sonríen en todo momento. Me basta abrir tu cuaderno de poemas, ojear las evoluciones de tu mente y de tu corazón en ellos, para saber que sigues entre nosotros. Al fondo de cada taza de café que compartimos, quedó nuestra esencia con aroma de amor indisoluble. Cada confidencia, cada canción de juventud, valieron la pena. Ahora el Barcelona lidera el campeonato, tus nietos van creciendo y las mías han llegado. En cada uno de ellos, hay un poquito de tus pasos y de los míos. Hay algo de esa herencia bendita que tuvimos el privilegio de conllevar. Es decir, que cuando me toque alcanzarte, seguiremos habitando en ellos, girando sin parar en el paisaje del planeta. Hoy es tu día… el 26 de agosto siempre será tuyo. El domingo campea mientras el sol le borda encajes a las plantas del jardín. Y aunque habites muy lejos, moras en mi pecho, en mi taller y en mi mente, y sé que disfrutas de los rosales, del helecho, del desayuno, del diario de fin de semana. Sé que nos bendices con tus insuperables lecciones de fe. Feliz Cumpleaños, Pinka

No hay comentarios: