miércoles, 28 de agosto de 2013

"CADA QUIEN JUZGA POR SU PECHO, EL AJENO"

Hace unos días me dijo uno de mis hijos “Mami, en mi trabajo todas las personas son buenas”. Me pareció maravilloso que él pudiera trabajar en un ambiente tan positivo. Pero sobre todo me pareció extraordinario que él tuviera un concepto tan generoso sobre los demás, porque me estaba dando la seguridad de su propia bondad. Así, valga la comparación, cuando alguien cree que todo el mundo a su alrededor es capaz de inmoralidades, realmente se pone en evidencia. Siempre vuelvo a esa frase sabia: “todo el mundo juzga por su pecho, el ajeno”. (Dagor)

No hay comentarios: