viernes, 7 de junio de 2013

Abril 30, 2013 Entre los jardines que circundan mi corazón, se quedó a vivir tu sonrisa inolvidable. Aprendí mucho de tus manos que todo lo sembraron para que otros cosecharan. Pocos comprendieron tu generosidad, ahora es claro, las llevabas vacías para poder abrazarte a Dios sin impedimentos. Mujer de ojos verdes como la más bella de las campiñas, todos los recuerdos que dejaste, son lecciones que alumbran el camino de la familia que tanto amaste. Hoy, luego de treinta días de tu vuelo sideral, voy a plantar un árbol en tu nombre, voy a escribirte un poema y cantaré tu canción para que me escuches desde tu nube invisible. Juntas, vamos a celebrar tu libertad infinita… © Dagor

No hay comentarios: