martes, 25 de marzo de 2014

JOSEFINA EGAS MONTALVO

cuando un poeta se va
florecen los helechos al filo de la luna 
al toque de silencio de una trompeta azulada
se viste de nostalgia la palabra

el sol brilla a media asta
las aves solitarias 
emanan como versos del Parnaso 
y un canto de dulzura indescriptible
recorre los cuadernos de otros bardos

es un poeta que pasa
que asciende con sus insomnios
dolores y ternuras
con sus guerras y sus ansias
sudores y esperanzas
a un punto luminoso
del mapa de la estancia literaria

por eso
esta tarde melancólica
que salpica con lluvia mi morada
afino el oído emocionada
mientras Josefina Egas Montalvo
confundida entre las gotas de agua
agita su pañuelo de alas blancas
muy cerca del rosal de mi ventana

Dagor

No hay comentarios: