martes, 19 de agosto de 2014

SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

Todo se aclara con el transcurrir del tiempo y del viento. Corren los días y vamos comprendiendo que la luz de la madre, su fuerza, su energía, nos siguen iluminando. Su presencia es una constante que camina entre nuestras pisadas, que rueda por nuestro rostro en cada lágrima, que sigue girando con nosotros hasta que nos acerquemos a nuestra transición y nos convirtamos por ley universal en polvo de estrellas, para llover sobre los hijos que la vida nos haya prestado.
(Dagor)

No hay comentarios: